sábado, 31 de marzo de 2007

Carne



Hace algunas semanas, varios miembros de un colectivo a favor del vegetarianismo y la liberación animal se manifestaban en Madrid de esta forma tan curiosa.





La performance era muy impactante por el hecho de que se trataba de igualar a las personas con animales en cautividad-en jaulas- o envasados al vacío como los trozos de carne que se venden en los supermercados.





Lenguas


El pasado jueves en La Vanguardia, Silvia Colomé entrevistaba a Lluís Oliván el último premio Fité i Rosell de Novela por su obra en catalán "Un pare possible". Me han llamado la atención y me han gustado mucho las respuestas del escritor a varias preguntas sobre la literatura bilingüe. Me parecen respuestas muy acertadas, las únicas que deberían darse a preguntas de este estilo, en vez de las tonterías cuajadas de prejuicios que sueltan algunos. "Si puedo pensar en dos lenguas, puedo escribir en las dos". Ahí está. Espero que la literatura de este escritor esté a la altura de su juicio:


-Como novelista, ha escrito en catalán y en castellano. ¿Es posible ser un escritor de ficción bilingüe?-Sí, es posible. Mi lengua materna es el catalán y escribo habitualmente en catalán, pero soy capaz de pensar en castellano y también puedo escribirlo. En nuestro país muchos novelistas podrían escribir en catalán y en castellano, pero no lo hacen.

-¿Por qué?-No sé, hay gente que lo hace. Incluso Eduardo Mendoza ha escrito alguna obra en catalán. A muchos les parece que es complicado, y ves que escriben obras de ficción en catalán y artículos periodísticos en castellano. Si tienes la posibilidad de escribir bien en catalán y en castellano, ¿Qué problema hay? Si tuviese la misma facilidad con el francés o el inglés, también lo haría.

-¿Cuál prefiere de las dos lenguas?-No tengo preferencias. El catalán me permite escribir historias más duras y cercanas, mientras que el castellano me aporta una cierta distancia y me facilita el artificio, mantener una distancia más amplia con el narrador.

-¿Cómo lo debemos calificar, como un escritor de la literatura catalana, de la española o de ambas?-No tengo ningún inconveniente. Si escribo en catalán, formo parte de la literatura catalana, y si lo hago en castellano, y me quieren poner en la española, perfecto. No me quiero excusar de nada, las cosas salen como salen.


miércoles, 28 de marzo de 2007

Si



Descubrí a Rudyard Kipling hace muchos años cuando leí El libro de la selva en una edición adaptada al público infantil, resumida y convenientemente adornada con imágenes de tigres, monos y panteras y un Mogwli renegrido y con taparrabos. No, no eran las famosos dibujos de Disney, pero se le parecían mucho. Me debí leer El libro de la selva ( la auténtica traducción del título es El libro de las tierras vírgenes) unas diez veces por lo menos. Me gustaban especialmente las escenas en que la asamblea de lobos se reune para decidir si acepta o no a Mogwli, la batalla hacia al final del libro donde muere Akela, y las historias contadas junto al cauce del río durante la época de la sequía. Más tarde descubrí Kim, el viaje iniciático de un huérfano por las calles de Lahore y el modo en que participa de modo involuntario en el "Gran Juego" que enfrentó a Rusia y Gran Bretaña por el dominio de Extremo Oriente y que leí en una edición bastante envejecida de la biblioteca de Redondela. El poema IF, lo leí por primera vez muchísimos años más tarde y fue un descubrimiento extraordinario. Enseña de forma muy sabia y muy breve como afrontar los momentos más difíciles de la vida:


IF


If you can keep your head when all about you
are losing theirs and blaming it on you,

If you can trust yourself when all men doubt you
,but make allowance for their doubting too;

If you can wait and not be tired by waiting,
or being lied about, don't deal in lies,

Or being hated, don't give way to hating,

And yet don't look too good, nor talk too wise:
If you can dream - and not make dreams your master,

If you can think - and not make thoughts your aim;

If you can meet with Triumph and Disaster
and treat those two impostors just the same;

If you can bear to hear the truth you've spoken

Twisted by knaves to make a trap for fools,

Or watch the things you gave your life to, broken,

And stoop and build 'em up with worn-out tools:
If you can make one heap of all your winnings
And risk it all on one turn of pitch-and-toss,

And lose, and start again at your beginnings
And never breath a word about your loss;

If you can force your heart and nerve and sinew

To serve your turn long after they are gone,

And so hold on when there is nothing in you

Except the Will which says to them: "Hold on!"
If you can talk with crowds and keep your virtue,

Or walk with kings - nor lose the common touch,

If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;

If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run,

Yours is the Earth and everything that's in it,

And - which is more - you'll be a Man, my son.



Hay muchísimas traducciones de If. Una de las que más me gusta es ésta



Portada de El libro de las tierras vírgenes.


Una curiosidad: Kipling y la esvástica.

Muchas de las más antiguas ediciones de los libros de Rudyard Kipling tienen una esvástica impresa sobre sus cubierta. Esto era debido a que la esvástica, antes de que naciese el movimiento nazi, se asociaba con una imagen del dios elefante hindú Ganesha. Por este motivo se ha estimado la posibilidad de que Kipling fuera simpatizante del nacionalsocialismo, pero en realidad el empleo de Kipling de la esvástica, estaba basado en el significado indio antiguo de buena suerte y bienestar. Basta recordar que a menos de un año antes de su muerte Kipling dio un discurso (titulado " una Isla Indefensa ") a la Real Sociedad de San George, el 6 de mayo de 1935 advirtiendo del peligro de la Alemania nazi sobre Gran Bretaña





domingo, 25 de marzo de 2007

D´Hondt


Kafka decía: :”Un cretino es un cretino. Dos cretinos son dos cretinos. Diez mil cretinos son un partido político.”. En el caso de España, los diez mil se agrupan en sendas coaliciones teóricamente-teóricamente-opuestas ideológicamente que se alternan el el poder cada cierto tiempo. Es decir, bipartidismo puro y duro. Sus adalides lo justifican alegando que un sistema multipartidista daría lugar a una mayor inestabilidad política, con lo cual y si ahondamos en esta opinión, esta gente sería partidaria de un sistema unipartidista,es decir, una dictadura. Sea como sea, el sistema electoral español justifica claramente el bipartidismo al optar por el Sistema d'Hondt en la atribución de escaños.


  • No se tiene en cuenta aquellas candidaturas que no hubieren obtenido, al menos, el 3 por ciento de los votos válidos emitidos en la circunscripción.

  • Se ordenan de mayor a menor, en una columna, las cifras de votos obtenidos por las restantes candidaturas.

  • Se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc. hasta un número igual al de escaños correspondientes a la circunscripción

  • Los escaños se atribuyen a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores , atendiendo a un orden decreciente.

  • Cuando en la relación de cocientes coincidan dos correspondientes a distintas candidaturas, el escaño se atribuirá a la que mayor número total de votos hubiese obtenido.

  • Si hubiera dos candidaturas con igual número total de votos, el primer empate se resolverá por sorteo y los sucesivos de forma alternativa.

  • Los escaños correspondientes a cada candidatura se adjudican a los candidatos incluidos en ella, por el orden de colocación en que aparezcan.

sábado, 24 de marzo de 2007

Agatha dixit


  • Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.

  • Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará

  • Las conversaciones siempre son peligrosas si se quiere esconder alguna cosa

  • La mejor receta para la novela policiaca: el detective no debe saber nunca más que el lector

  • En lo concerniente a las grandes sumas, lo más recomendable es no confiar en nadie

  • Lo más razonable que se ha dicho sobre el matrimonio y sobre el celibato es esto: hagas lo que hagas te arrepentirás.

  • Cuando no hay humildad, las personas se degradan

viernes, 23 de marzo de 2007

Princesas muertas

Buscaba en internet los alimentos que aportan más hierro porque como de costumbre, lo tengo por los suelos y acabé enterándome de la anorexia de Victoria Beckham. Es lo que suele pasar cada vez que googleas términos relacionados con la comida; lo primero que te salen son diez o veinte páginas sobre trastornos alimenticios. Y yo, que sólo buscaba una receta para cocinar las espinacas, acabé inmersa en un mundo de fotografías inverosímiles e historias desgarradoras. Entre todo ello, estaba este video, que me llamó la atención y me hizo reflexionar sobre este mundo absurdo. No puedo imaginar una forma más terrible de morir, ni una enfermedad más desoladora.
La canción se llama Courage y es de Superchick


jueves, 22 de marzo de 2007

Y no quedó ninguno


¿Qué tienen en común Agatha Christie y Gran Hermano? Que todos los desprecian pero todos se han entretenido alguna vez con ellos. Rara es la persona que no haya devorado con hambre alguna de las muchas novelas de Christie, como raro es quien no haya satisfecho alguna vez su curiosidad morbosa con las miserias de los protagonistas del reality de turno.

El problema de Agatha Christie, como el de muchos escritores de novela negra (Ellery Queen, o Erle Stanley Gardner), es que arrastra el sambenito de literata descafeinada, escritora de segunda que suplía su falta de talento con páginas y páginas llenas de sangre, cadáveres y detectives sabihondos.

Nada más lejos de la realidad. No es casual que millones de lectores hayan leído con fruición a esta escritora ni que sus obras hayan sido traducidas a casi todos los idiomas. El sentido común y las tramas bien construidas son dos ingredientes que siempre pueden encontrarse en sus novelas, y Diez Negritos, una de sus obras más leídas, no es ninguna excepción.

La que muchos consideran obra maestra de Agatha Christie es excelente historia que tiene todo para serlo. Los personajes están perfectamente logrados: diez personas que pasan un fin de semana en una mansión y son diezmados (nunca mejor dicho) uno por uno por un asesino que se esconde entre ellos. Describe espléndidamente los sentimientos de cada uno y representa de manera espectacular el temor ante la frustrante situación. Esta vez el misterio tiene aires “sobrenaturales”, dándole una interpretación a la inexplicable manera de como uno por uno, mueren sin la existencia de un asesino.


No solo la historia ficticia que plantea Christie es interesante, sino el tema de la imposibilidad de justicia legal en ciertos actos humanos, que en sí, es lo que mueve a esta sombra sedienta de justicia, quien como excusa, usará los "no considerados crímenes" de los invitados para acabar con sus vidas.
Un ambiente de incertidumbre y temor, que envuelve, y la proximidad a la locura de los personajes sobrevivientes gracias a la siniestra situación, le da al desenlace una velocidad impactante, donde transcurre todo, acciones y pensamientos simultáneamente terminando así, en el fatal final.

miércoles, 21 de marzo de 2007

Danza y memoria


La Guerra Civil española dejó tras de sí todo un rosario de acontecimientos desgarradores. Muchos de ellos han salido recientemente a la luz, otros permanecen ocultos. Entre los primeros se encuentra la historia de las “ Trece Rosas”, las trece muchachas fusiladas en 1939 en la tapia de un cementerio de Madrid por pertenecer a las Juventudes Socialistas Unificadas. Una historia llena de dolor que la Compañía de Danza Arrieritos ha decidido recrear en un espectáculo visceral que aúna el cante, el flamenco y la danza clásica para recordar sin palabras unos hechos desgarradores.

El día del estreno, fueron pocos los madrileños que se animaron a exponerse al clima desapacible para acudir al teatro: tan escaso era el público que la organización canjeó las localidades de paraíso para trasladar a todos los espectadores al patio de butacas. Y a pesar de esto, la ovación con que la compañía fue obsequiada al final del espectáculo fue larga y emotiva.

El espectáculo da lugar a la apreciación del aporte individual de las integrantes de la compañía, intérpretes de muy distinto corte entre las que hay bailaoras calzadas con tacones para poder zapatear o bailarinas de corte clásico descalzas para facilitar sus movimientos sinuosos. ”. Todo ello en pro de expresar el horror, el dolor y la soledad de trece mujeres ajusticiadas sin motivo.

El espectáculo consigue mostrar a la perfección la mezcla de emociones que debieron sentir las chicas en sus últimos instantes de vida: incredulidad, miedo, soledad, solidaridad entre ellas. Todo esto se nos muestra a través del baile, el cante y la recreación de momentos importantes durante el cautiverio, como los brutales cacheos por parte de los soldados, las últimas cartas escritas a sus familiares o la hora del baño. Es un espectáculo tierno y a la vez descarnado, que permite al espectador adentrarse en una época negra y rememorar unos hechos que nunca debieron caer en el olvido.

domingo, 18 de marzo de 2007

Herencias


El otro día me encontré con el Rey Lear. Llevaba un mono de dril, un sombrero de fieltro y tenía la piel correosa y surcada de arrugas. Surcos de arado, grietas en una epidermis de arcilla. Sin embargo lo reconocí al instante, era imposible no hacerlo. El Rey Lear se paseaba bajo el nombre de Larry Cook por las páginas de Heredarás la Tierra, la novela que le supuso a Jane Smiley un Pulitzer en 1992.
Heredarás la tierra habla precisamente de eso, de herencias. Habla de la tierra, claro. No podía ser menos. Y la granja de Zebulon County se adueña de la familia Cook con la misma fuerza que Tara se apropió de Escarlata o la granja de Ngong envolvió a Karen Blixen con sus largos tentáculos de tallos de cafetal. Es lo que tiene, la tierra.Sin embargo, la novela de Smiley habla de otro tipo de herencia todavía más importante. Habla de tradiciones, costumbres, miedos y rencores. Perjuicios, complejos. Ese bagaje emocional que todos atesoramos a lo largo de nuestra vida y que después, probablemente, le endosaremos a los que vengan detrás de nosotros.
En Heredarás la tierra, esa carga es demasiado pesada y acaba por romper el delgadísimo hilo que lo mantiene todo en un orden aparente. Lo que parecía inmutable, apacible, firmemente enraizado, se desmorona como un castillo de naipes. En un instante. Un error, un acto de maldad o de egoísmo, puede truncar otra vida. La de tu hijo, claro. O la de tu nieto, o tu bisnieto. A nadie, cuando nace, le ponen delante de los ojos el inventario de las glorias y las miserias de su familia.
A nadie le muestran un balance de débitos y créditos, a nadie se le permite renunciar si los primeros superan a los segundos. No hay herencias yacentes ni vacantes, solo fortuna o infortunio, según se mire. Y un lastre de llantos, de miedos y de rencor que algunos tienen la mala suerte de heredar, ese lastre que permanecerá ahí clavándolos a la tierra, paralizándolos.

Siempre quedará la montaña


El western. Un género devoto de tópicos y clichés que se ha encargado de erigir un monumento al ideal de masculinidad acartonada, árida, ruda, casi brutal. Pocos han sido los directores (salvo quizás, Arthur Penn, en la ambigua El zurdo) que se han atrevido a abordar este género cuestionando los estereotipos reinantes. Es por eso que el taiwanés Ang Lee ( Cabalga con el diablo, Tigre y Dragón) plantea una novedad al ambientar la historia de amor entre Ennis (Heath Ledger) y Jack ( Jake Gyllenhaal ) precisamente en el Oeste: la América profunda y rural de los años 60. Narrada con austeridad, serenidad y haciendo gala de un gran preciosismo estético, la película es, desde luego, mucho más que un “western gay”. Es una reflexión acerca de la devastadora homofobia rural. La historia de dos hombres obligados a negar el único gran amor que sentirán de por vida. La historia de Ennis y Jack , de un romanticismo atípico, esta narrada con pudor, con languidez, con un respeto casi escrupuloso, todo ello a juego con las actuaciones de los protagonistas: Heath Ledger, que da vida a un Ennis atormentado, complejo y necesitado de cariño y Jake Gyllenhaal, en una intimista interpretación de un joven ranchero, alegre y despreocupado, siempre en lucha contra una pasión prohibida y contra su propia naturaleza. Sólo hace falta mirar a los ojos de Jack Twist para saber lo que es un amor desgarrado.Pero la película deja en el espectador una huella conocida: la sensación agridulce que dejan las historias de amor que mueren hambrientas. Y la gran traba para la realización de ese amor es, de nuevo, la sociedad que los rodea: el ambiente machista e intransigente de los ranchos ( encarnado en la figura de Aguirre) y la cotidianidad claustrofóbica de sus familias ( Laureen y la sufrida Alma): toda una galería de secundarios –en un muy segundo plano- que contribuyen a reforzar el universo íntimo de Jake y Ennis: un universo delicado y frágil, reforzado por multitud de detalles sutiles: la camisa de Ennis en el armario de Jack ( y cómo finalmente vuelve a su dueño), las latas de judías consumidas al lado del fuego, las escapadas de Jack a México para satisfacer sus apetitos carnales, los escarceos de Ennis con una camarera después de su divorcio, el progresivo desgaste de los protagonistas, manifiesto en la soledad, la amargura, una barriga prominente aquí, unas canas y unas patas de gallo más allá. Y al fondo, como testigo impávido de tanta desazón, la ficticia montaña Brokeback, tan grandiosa como hostil, que se convierte en el nicho de los dos amantes, en el lugar donde todos sus deseos encuentran satisfacción. El de Jack y Ennis, como todos los amores prohibidos, también tiene un lugar propio: la montaña. Y a ellos, hasta el último momento y pase lo que pase, siempre les quedará Brokeback Mountain

A la caza del mochilero




Adolescentes americanos recién graduados en el instituto. Mozalbetes de hormonas descontroladas fumando hierba e intercambiando obscenidades verbales. Con un panorama así podríamos pensar que estamos ante la típica película sobre jovenzuelos poco avispados intentando intercambiar fluídos entre hachazo y hachazo de las muy cabreadas criaturas de Viernes13, matadores de Texas y demás fauna. Pero no nos alarmemos todavía, Hostel se salva del escarnio debido a una serie de ingredientes que la convierten, si no en obra maestra, si al menos en entretenida y bastante potable ( tampoco hay razón para creer que sus creadores hayan querido hacer algo más de ella).La película, dirigida por Eli Roth ( Cavin Fever) es dura, árida, sucia, salvaje.
Violenta, sí, pero mucho menos de lo que podía esperarse en un principio. Pese a llevar la impronta de Tarantino como productor ejecutivo, las imágenes gore son relativamente escasas y comedidas ( nada que ver con el detallista y detallado primer plano de la oreja cortada en Reservoir Dogs, por poner un ejemplo), aunque el espectador no se librará de tener que retirar la mirada de la pantalla en varias ocasiones: los pinitos quirúrgicos sobre uno de los protagonistas o la larga imagen de la mujer oriental....y su ojo. Nada demasiado excesivo, sin embargoEn cuanto a los personajes, los tres protagonistas , Praxton ( Jay Hernandez), Josh (Derek Richardson) y el finlandés Oli ( friki donde los haya), no son en absoluto complejos ni ambiguos; los creadores no se anduvieron con alharacas al respecto: lo importante eran la sangre y las vísceras, no los retratos de personaje.
Aún así, y al estar presuntamente basada en hechos reales, la película se las arregla para incitar a una cierta reflexión al componer un tenebroso réquiem sobre la sociedad actual y uno de sus males: la insatisfacción humana que impulsa a buscar emociones extremas; en este caso, la tortura como placer gratuito.Hostel es, en suma, un correcto ejemplo del cine de terror actual, en la linea de directores como Romero, Hooper o los orientales tan de moda últimamente ( Nakata, Miike, Chan...), con suficientes detalles como para resultar recomendable: el paisaje atávico de una Eslovaquia enfocada como un lugar turbio plagado de dictadores , la ambigüedad sexual de uno de los personajes o, sobre todo, las escenas llenas de malicia con los niños como protagonistas, dignos del mejor Chicho Ibáñez Serrador.

Raigame


Un pequeño recuerdo para esta publicación que nunca deja de sorprenderme. A pesar de que la edita la Diputacion de Ourense,sigue siendo una de las mejores revistas en gallego especializadas en diversos temas: cultura, música, antropología, historia, etnografía...Nunca me he encontrado con un artículo que no me haya gustado. Me parecen especialmente logrados los números monográficos como éste dedicado al escritor Otero Pedrayo, cuyas páginas 55 a 64 merecen especial atención- no lo digo por nada, jajajaja-. Sigo esperándo el momento en que Raigame se convieta en una revista con más demanda por parte del público. No me cabe duda de que lo merece.

Palomas


Las personas que me conocen bien saben de la tremenda fobia que le tengo a las palomas y el absoluto desagrado que me produce verlas o escuchar sus arrullos roncos de cabareteras Una fobia muy difícil de controlar si tenemos en cuenta que no queda ciudad en el mundo que no se vea asediada por su presencia. Cientos de ellas en los balcones, en los aleros, en las aceras, en los parques, esquivando apenas-que parsimonia,dios mío- a los peatones con esos andares patéticos, picoteando migajas de donuts y pan bimbo ( seguro que están todas diabéticas perdidas). Imponiendo su presencia de ratas con alas ( ¿ por qué la gente que no soporta a las ratas tolera sin problemas la presencia de estos bichos igualmente repulsivos?). Estoy hablando de esto ahora porque tengo grabada en la mente una imagen desde el domingo pasado: un bulto amorfo, amasijo de plumas pegajosas y ojillos entrecerrados: una paloma enferma, moribunda, que, por el aspecto, debía de tener la lepra, la tiña, la gripe aviar o las tres cosas a la vez. Por cierto, el lugar en concreto donde se había colocado el bicho era en la entrada del mismisimo ICADE ( sin comentarios). Menos mal que era domingo.
En fin. El caso es que cada vez que me acuerdo se me ponen los pelos de punta y siento escalofríos. Y sí, entiendo que lo mío es patológico y sin precendente, ya que a juzgar por casos como éste que me ha dejado completamente patidifusa, los animalillos de marras cuentan con benefactores y adalides a tutiplén. Quién sabe por qué.
Palomas: vivas o muertas: no puedo con ella

Discriminación positiva

Sociedad de la Información desde la perspectiva jurídica. Alejandro Avera, un juez chileno, viene a hablar de pruebas y registros (¿Es correcto testificar por videoconferencia? ¿recoger la declaraciones en un CD? ¿ O no hay mejor registro que la propia persona humana para que los jueces puedan apreciar el lenguaje no verbal?) ; pero inexplicablemente nos alejamos del tema y terminamos hablando de minorías étnicas y discriminación positiva.Como suele ocurrir, hay opiniones variadas y para todos los gustos.El debate comienza con una alusión al pueblo mapuche, una minoría étnica que habita en el sur de Chile y parte de Argentina. Como todas las minorías índigenas que han tenido que vérselas con el avance implacable de la sociedad industrializada en sus territorios, el pueblo mapuche adolece de muchos de los males endémicos del s. XXI: analfabetismo, despempleo, VIH, alcoholismo... lo cual contribuye cada vez más a dejarlos fuera de la sociedad, a cerrar todavía más el círculo de rechazo-inadaptación en el que se encuentran. Alguién aludió-acertadamente, creo-a la deuda histórica del hombre blanco invasor para con estas minorías.


La mayoría de las opiniones iban por ese camino: la necesidad de imponer políticas de discriminación positiva. Cuando escuché estas palabras:"discriminación positiva" una pequeña alarma saltó en mi cerebro. Y es que esos dos vocablos, cuando van juntos, me resultan particularmente desagradables. Pero vamos a ver, hombres de dios ¿ hablais de discriminación positiva y os quedais tan anchos?. Si, claro, impongámosles políticas de discriminación positiva a los mapuches, a los discapacitados, a las mujeres y, dentro de poco, si eso, a las patas de jamón negro ibérico. No creo que se deba calificar como "normales" o incluso deseables y meritorias unas medidas que no hacen más que su subrayar y evidenciar la diferencia, y la vulnerabilidad del colectivo de turno al que van destinadas.

Personalmente, prefiero opinar que las medidas de discriminación positiva son sólo admisibles para casos muy puntuales y necesariamente deberían tener fecha de caducidad. ¿ Y qué pasa entonces con los mapuches? ¿Está su cultura-como otras muchas-en peligro de ser absorbida por la gran masa urbana y pestilente? Y de ser asi...¿ Sería tan grave?.No quiero romper una lanza, ni mucho menos, a favor de la globalización y de la uniformidad cultural( sobre todo si éstas vienen de la mano de McDonalds y Nike) pero creo que a veces el mantener artificialmente una situación es mucho más grave y más deleznable que dejarla fluir libremente... o extinguirse.

Me viene a la memoria el nushu, ese lenguaje nacido en China hace casi 2000 años y que se extinguió del todo hace apenas tres. Durante cientos de generaciones las mujeres chinas compartieron sueños, opiniones y vivencias mediante este lenguaje cuyo conocimiento estaba vedado a los hombres ( sí, como no podía ser menos, a ellos le pareció muy mal y durante las purgas que siguieron a la Revolución del 49 muchas de las aficionadas a este código fueron perseguidas cual meigas). En 2003, el nushu se extinguió por completo con la muerte de Yang Huanyi, su última salvagurada. O al menos esta es la versión oficial porque ella misma tenía otra opinión. El nushu no morirá conmigo-dijo-Ha muerto ya cuando me quedé sin nadie con quien hablarlo.

Cultivando peonías


No podía inaugurar este blog sin dedicarle una entrada a una de mis heroínas literarias más constantes: Miss Jane Marple. Aunque suelo sentir bastante aprecio por todos los personajes de mi adorada Agatha Chirstie ( excepto Tommy y Tuppence,pelmazos ellos), la Tía Jane se ha convertido por derecho propio en el numero dos de mi particular ranking literario ( el numero uno es para Mme de Merteuil). Porque no hay nada más maquiavélico que cultivar peonías desafiando los dolores del reuma... si quien las cultiva es Miss Marple.
Porque no sólo es una ancianita avispada-achacosa que resuelve la mar de bien ( y sin que se le mueva un pelo del moño) los crímenes más cruentos.... es mucho más que eso. Hay algo bastante estremecedor en Miss Marple. Una ceirta inhumanidad. Una cierta crueldad muy sutil, muy matizada. Hay quién la cree incluso capaz de las peores infamias, como el escritor Vicente Leñero, que hizo que fuera la inocente anciana ( no el pulido Poirot, no el visceral Hastings, no la consentida Ariadne) quien amenazó de muerte a ¡ la mismísima Dame Christie ! en el relato ¿Quién mató a Agatha Chiristie.

Y aunque la personalidad de Miss Marple queda especialmente resaltada en Némesis ( donde incluso llega a mantener un substancioso affaire- duelos verbales y llenos de miga- con un multimillonario inválido) los que , como una, rastrean entre la bibliografía christiniana esperando encontrar a Tía Jane entre la Galería de Personajes ( ese absurdo invento de la editorial Molino) intuyen que no sería demasiado agradable fijar la mirada durante demasiado tiempo en esos ojillos diminutos, azules escrutadores. Porque además, pase lo que pase, Miss Marple siempre gana. Y sigue cultivando peonías