domingo, 25 de marzo de 2007

D´Hondt


Kafka decía: :”Un cretino es un cretino. Dos cretinos son dos cretinos. Diez mil cretinos son un partido político.”. En el caso de España, los diez mil se agrupan en sendas coaliciones teóricamente-teóricamente-opuestas ideológicamente que se alternan el el poder cada cierto tiempo. Es decir, bipartidismo puro y duro. Sus adalides lo justifican alegando que un sistema multipartidista daría lugar a una mayor inestabilidad política, con lo cual y si ahondamos en esta opinión, esta gente sería partidaria de un sistema unipartidista,es decir, una dictadura. Sea como sea, el sistema electoral español justifica claramente el bipartidismo al optar por el Sistema d'Hondt en la atribución de escaños.


  • No se tiene en cuenta aquellas candidaturas que no hubieren obtenido, al menos, el 3 por ciento de los votos válidos emitidos en la circunscripción.

  • Se ordenan de mayor a menor, en una columna, las cifras de votos obtenidos por las restantes candidaturas.

  • Se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc. hasta un número igual al de escaños correspondientes a la circunscripción

  • Los escaños se atribuyen a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores , atendiendo a un orden decreciente.

  • Cuando en la relación de cocientes coincidan dos correspondientes a distintas candidaturas, el escaño se atribuirá a la que mayor número total de votos hubiese obtenido.

  • Si hubiera dos candidaturas con igual número total de votos, el primer empate se resolverá por sorteo y los sucesivos de forma alternativa.

  • Los escaños correspondientes a cada candidatura se adjudican a los candidatos incluidos en ella, por el orden de colocación en que aparezcan.

1 comentario:

Jorge dijo...

Efectivamente, la aplicación de esta ley es la causa de que la Ley Electoral favorezca el bipartidismo. Concentra el reparto de escaños en los partidos que han obtenido más votos y penaliza e incluso descarta si no llegan al 3% del total de votos a los partidos minoritarios.