miércoles, 28 de marzo de 2007

Si



Descubrí a Rudyard Kipling hace muchos años cuando leí El libro de la selva en una edición adaptada al público infantil, resumida y convenientemente adornada con imágenes de tigres, monos y panteras y un Mogwli renegrido y con taparrabos. No, no eran las famosos dibujos de Disney, pero se le parecían mucho. Me debí leer El libro de la selva ( la auténtica traducción del título es El libro de las tierras vírgenes) unas diez veces por lo menos. Me gustaban especialmente las escenas en que la asamblea de lobos se reune para decidir si acepta o no a Mogwli, la batalla hacia al final del libro donde muere Akela, y las historias contadas junto al cauce del río durante la época de la sequía. Más tarde descubrí Kim, el viaje iniciático de un huérfano por las calles de Lahore y el modo en que participa de modo involuntario en el "Gran Juego" que enfrentó a Rusia y Gran Bretaña por el dominio de Extremo Oriente y que leí en una edición bastante envejecida de la biblioteca de Redondela. El poema IF, lo leí por primera vez muchísimos años más tarde y fue un descubrimiento extraordinario. Enseña de forma muy sabia y muy breve como afrontar los momentos más difíciles de la vida:


IF


If you can keep your head when all about you
are losing theirs and blaming it on you,

If you can trust yourself when all men doubt you
,but make allowance for their doubting too;

If you can wait and not be tired by waiting,
or being lied about, don't deal in lies,

Or being hated, don't give way to hating,

And yet don't look too good, nor talk too wise:
If you can dream - and not make dreams your master,

If you can think - and not make thoughts your aim;

If you can meet with Triumph and Disaster
and treat those two impostors just the same;

If you can bear to hear the truth you've spoken

Twisted by knaves to make a trap for fools,

Or watch the things you gave your life to, broken,

And stoop and build 'em up with worn-out tools:
If you can make one heap of all your winnings
And risk it all on one turn of pitch-and-toss,

And lose, and start again at your beginnings
And never breath a word about your loss;

If you can force your heart and nerve and sinew

To serve your turn long after they are gone,

And so hold on when there is nothing in you

Except the Will which says to them: "Hold on!"
If you can talk with crowds and keep your virtue,

Or walk with kings - nor lose the common touch,

If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;

If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run,

Yours is the Earth and everything that's in it,

And - which is more - you'll be a Man, my son.



Hay muchísimas traducciones de If. Una de las que más me gusta es ésta



Portada de El libro de las tierras vírgenes.


Una curiosidad: Kipling y la esvástica.

Muchas de las más antiguas ediciones de los libros de Rudyard Kipling tienen una esvástica impresa sobre sus cubierta. Esto era debido a que la esvástica, antes de que naciese el movimiento nazi, se asociaba con una imagen del dios elefante hindú Ganesha. Por este motivo se ha estimado la posibilidad de que Kipling fuera simpatizante del nacionalsocialismo, pero en realidad el empleo de Kipling de la esvástica, estaba basado en el significado indio antiguo de buena suerte y bienestar. Basta recordar que a menos de un año antes de su muerte Kipling dio un discurso (titulado " una Isla Indefensa ") a la Real Sociedad de San George, el 6 de mayo de 1935 advirtiendo del peligro de la Alemania nazi sobre Gran Bretaña





4 comentarios:

Lore dijo...

Yo descubrí este poema hace poco gracias a Lara y la verdad es que me encantó. Yo tengo otra traducción, pero esta también me gusta. Por cierto, no sabía yo lo de la evástica... Siempre se aprende algo nuevo cada día, jaja

Un besito Bea!!

Jorge dijo...

La selva es perfectamente una metáfora de la vida diaria. Tenemos contratiempos y momentos difíciles que se superan. El contenido del poema ayuda a salir de esos momentos no deseados y afrontar el futuro con optimismo.

CLAUDIA dijo...

Pero si eras un renacuajo me acuerdo de ese libro en tus manos ensimismada , que había que menearte para que vineras a comer ese y el de MOMO

Lara dijo...

Me encanta ese poema!!! Sobre todo algunas frases como: si consigues aceptar el éxito después de la derrota, y acoges con igual calma esas dos mentiras... o algo así. La historia del libro de la selva es genial!
Un besito Bea!