domingo, 15 de abril de 2007

Con dos... enaguas



Éste es un contrato para "maestras" de 1923, año en que subió al poder el dictador Miguel Primo de Rivera. Es asombroso, increíble y vergonzoso. ¿No andar en compañía de hombres?, ¿No viajar en automóvil? ¡No visitar heladerías! Y qué decir de las dos enaguas...En fin, no tengo palabras. Esto es la hipocresía y la represión hechas papel.

Para ver el documento en tamaño más grande hacer click aquí

3 comentarios:

Cris dijo...

Es sorprendente lo que has encontrado, pero también hay que tener en cuenta que Primo de Rivera estableció una dictadura. Aún así creo que se pasó bastante y, añadiendo a tu lista de quejas, Bea, creo que la de no casarse también hay que incluirla.
En fin, menos mal que los tiempos han cambiado y en esta época en España podemos vestir como queramos.

Jorge dijo...

No ha pasado tanto tiempo y como ha cambiado la sociedad desde entonces. Afortunadamente, en este caso, para mejor.

Bea dijo...

Cris, claro que esa también está en la lista de quejas. De hecho ninguno de los puntos del tal contrato sería aceptable hoy día. Es verdad, por fortuna en casos como éste las cosas han cambiado para bien.Besos!