miércoles, 25 de abril de 2007

De libros y cánones

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco aquí violentamente a los que solamente hablan de reinvindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social."
Federico García Lorca. Fragmento del discurso pronunciado con motivo de la inauguración de la Biblioteca de Fuentevaqueros


Estas palabras de Lorca vienen a colación por la polémica que está trayendo de cabeza a escritores, lectores y bibliotecarios de todo el país. La cuestión es que En 1992 se publicó una directiva europea que imponía a las bibliotecas, y a los usuarios de bibliotecas, la obligación de pagar por los préstamos que realizan, en concepto de derechos de autor. España había eximido a todas las bibliotecas de este canon . En el pasado mes de octubre de 2006 el Tribunal Europeo de Justicia obliga y sanciona a España a cumplir con su legislación.
Sin embargo, los bibliotecarios españoles y más de 400 escritores de España (Andrés Aberasturi, José Luis Sampedro, Emilio Lledó, José Saramago, Soledad Puértolas, José Antonio Millán entre otros) rechazan esta medida y se ha creado una plataforma que intenta evitar que se lleve a término.

Este canon no sólo afectaría a los lectores, sino a todos los ciudadanos, pues pretenden imponerlo de forma indirecta, es decir, detrayéndolo de las partidas presupuestarias que la Administración destina a las bibliotecas ( y ese dinero parte de los impuestos de todos). Este canon, además de ser una auténtica burrada, es una mercantilización de los bienes públicos y atenta contra el derecho a la cultura que la C.E recoge en el artículo 44.1.

Además, no creo que este canon beneficie tampoco a los escritores. Todos sabemos que muchas veces para escoger un autor y comprar un libro es necesario haber leído antes otras obras del mismo, lo cual solía hacerse sacándolo en préstamo de las bibliotecas.

Las bibliotecas ofrecen a todas las personas, sea cual sea su nivel económico y cultural, la posibilidad de conocer todas las creaciones de quienes han vivido antes, y gracias a ese conocimiento nacen nuevos creadores. Todos sabemos de escritores que fijan sus raíces en una biblioteca, por ejemplo Juan Manuel de Prada, reciente Premio Nacional de Literatura, que se formó en la biblioteca de Zamora, o José Saramago, usuario asiduo de las bibliotecas portuguesas, varias de las cuales –la de Beja, por ejemplo, situada en su Alentejo natal- ahora llevan su nombre.

Las bibliotecas animan a leer, y eso, y no un canon, es la mejor forma de asegurar los derechos fundamentales de los creadores porque todos sabemos que para poder crear es necesario haber leído antes mucho. Animando a leer libros de todo tipo la sociedad hace una inversión de futuro.

Muy mal me parece la actitud de Rosa Regás, la dire de la Biblioteca Nacional, que recientemente se ha "desvinculado" de la protesta formal firmada por otros escritores. Regás había firmado en un principio pero ha pretextado que "Cuando supe que había una sentencia de la Unión Europea diciendo que había que pagar el canon me retiré de este asunto, porque pienso que si aprovechamos la UE para algunas cosas, también tenemos que aceptar la normativa comunitaria". Excusas, al fin y al cabo.

Para adherirse a esta propuesta se puede descargar el logotipo en la web de la Plataforma contra el préstamo de pago, además de participar con firmas y adhesiones virtuales, así como enviar impresos con tu firma, etc.


Este es el escritor José Luis Sampedro leyendo un manifiesto delante de la Biblioteca Nacional el pasado domingo


2 comentarios:

Cris dijo...

Los impresos con la firma se pueden enviar a los distintos partidos políticos. Lo mejor es escribir a varios. Este es un tema que interesa a todos y, si se supone que están fomentando la lectura, lo que está claro es que el pagar el canon es una barrera para que se acerque más gente a los libros.

Anónimo dijo...

F. GARCIA LORCA xunto con MIGUEL HERNANDEZ, son referentes obrigados no panorama literario de hoxe e de sempre.A súa relación literaria con A.Daniel RODRIGUEZ CASTELAO da boa testemuña da súa grandeza.