domingo, 30 de noviembre de 2008

Acerca de Tolkien

viernes, 28 de noviembre de 2008

En el hogar



Así cantan* los hobbits cuando llevan todavía poco camino recorrido pero han tenido tiempo ya de añorar un colchón mullido y un fuego caliente.Esta canción concluye de forma abrupta cuando tienen uno de los primeros encuentros con uno de los Nueve, un Jinete Negro.

En el hogar el fuego es rojo,
y bajo techo hay una cama;
pero los pies no están cansados todavía,
y quizás aún encontremos detrás del recodo
un árbol repentino o una roca empinada
que nadie ha visto sino nosotros.

Arbol y flor y brizna y pasto,
¡que pasen, que pasen!
Colina y agua bajo el cielo,
¡pasemos, pasemos!

Aun detrás del recodo quizá todavía esperen
un camino nuevo o una puerta secreta,
y aunque hoy pasemos de largo
y tomemos los senderos ocultos que corren
hacia la luna o hacia el sol
quizá mañana aquí volvamos.

Manzana, espino, nuez y ciruela
¡que se pierdan, se pierdan!
Arena y piedra y estanque y cañada,
¡adiós, adiós!

La casa atrás, delante el mundo,
y muchas sendas que recorrer,
hacia el filo sombrío del horizonte
y la noche estrellada.
Luego el mundo atrás y la casa delante;
volvemos a la casa y a la cama.

Niebla y crepúsculo, nubes y sombra,
se borrarán, se borrarán.
Lámpara y fuego, y pan y carne,
¡y luego a cama, y luego a cama!


*El Señor de los Anillos ( La Comunidad del Anillo)

martes, 25 de noviembre de 2008

La propiedad intelectual en Internet (I)


El nacimiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la explosión imparable de Internet, la aparición de la cibersociedad y la transformación de los soportes físicos en soportes digitales le han traído consecuencias a todos los ámbitos de la sociedad. La Propiedad Intelectual es sólo uno más de los muchos terrenos que se han visto sembrados de dudas y preguntas sin responder.

Internet, el ciberespacio o la World Wide Web (WWW) se han convertido en el esca­parate e instrumento fundamental de los operadores que actúan en este nuevo espacio. La facilidad de acceso a la información a través de los llamados enlaces o links, ha sido la clave de su éxito. Sin embargo, y esto es algo lógico si tenemos en cuenta que se trata de una forma más de intercambio económico, los conflictos jurídicos no se han hecho esperar.

Ante las imperiosas necesidades de regular y tipificar un campo tan vasto como Internet, han surgido nuevas filosofías y propuestas:

Especial mención merece la filosofía de Creative Commons, nacida en el año 2002 La idea principal es posibilitar un modelo legal ayudado por herramientas informáticas para así facilitar la distribución y el uso de contenidos. Existen una serie de licencias Creative Commons, cada una con diferentes configuraciones, como el derecho del autor original a dar libertad para citar su obra, reproducirla, crear obras derivadas, ofrecerla públicamente y con diferentes restricciones como no permitir el uso comercial o respetar la autoría original.

También polémicas y bastante novedosas son las Redes p2p ( peer to peer), redes en las que sus participantes ponen la potencia de sus ordenadores y el ancho de banda de sus redes en conjunto en vez de confiar en un servicio centralizado para intercambiar contenido audiovisual, archivos de pequeño y gran tamaño aunque también tiene otros usos como la telefonía sobre IP, vídeo en tiempo real, etc.

A día de hoy, las opiniones son divergentes y no se ha llegado todavía a un consenso.

Según datos de la SGAE, en España se descargan de forma ilícita alrededor de 750 millones de canciones al año, y a nivel mundial, según datos de la IFPI (Federación Internacional de la Industria Fonográfica), por cada canción descargada de forma legal se adquieren 20 de forma ilícita. En EE.UU, la RIAA (Recording Industry Association of America) ha demandado a más de 20.000 personas en los últimos cuatro años por infracción de de derechos de propiedad intelectual a través de redes p2p, y a pesar de que desde el año 2000, el precio de un CD ha disminuido en España casi un 40%, las ventas del mercado discográfico han caído de forma espectacular en los últimos ejercicios económicos, sufriendo 2007 una espectacular caída del 22,7% respecto al año anterior.

Visto esto, llegamos a la conclusión de que la mayoría de las propuestas vigentes se encuentran en un estado todavía embrionario o bien no dan soluciones por completo satisfactorias al problema. Es un campo, pues, vasto y plagado de lagunas sobre las que merece la pena reflexionar tanto más cuando el muy veloz desarrollo y evolución de las nuevas tecnologías y la popularización de la nueva cibersociedad hacen suponer que estos interrogantes no harán sino multiplicarse en un futuro no muy lejano

domingo, 23 de noviembre de 2008

De tarseros y dodos

El tarsero pigmeo

Hace algunos dias un grupo de científicos encontró en los bosques de Indonesia varios ejemplares de una pequeña especie de mono que se creía extinto desde 1921: el tarsero pigmeo (Tarsius pumilus).

Estos pequeños primates, curiosamente parecidos a un gremlin,se caracterizan por su pequeño tamaño (pesan en torno a 50 gramos). Tienen enormes ojos y garras en los dedos de los pies y se alimentan de insectos nocturnos. No se veía un tarsero pigmeo con vida desde 1921, aunque hace algunos años, científicos indonesios que cazaban ratas en las tierras altas de la isla de Sulawesi mataron por accidente a uno de ellos.

La reaparición de este bichillo me ha traído a la mente la extinción más rápida de la historia; la del Dodo (Raphus cuculatus) un ave no voladora del tamaño de un pavo que vivió en las Islas Mauricio hasta su extinción a finales del s XVII.

Los primeros descubridores portugueses llamaron dodo («estúpido» en el habla coloquial portuguesa) al ave por su torpeza y la facilidad con que podía ser cazada. El Dodo había evolucionado sin ningún contacto con la especie humana, y como ésta no suponía una amenaza para él, se dejaba cazar sin intentar huir. Junto con el hombre, llegaron nuevas especies a la isla, como cerdos, ratas, perros y gatos que acabaron con sus huevos ( el dodo los ponía en el suelo) y por ende con su descendencia. En poco más de un siglo, en Mauricio y en otras islas próximas donde vivían dos subespecies de este ave, no quedó ni rastro del dodo. Oficialmente se declaró extinta en 1681.

Sir Thomas Herbert, el introductor de la palabra “dodo”, dedicó al animal un epitafio:

Tienen un semblante melancólico, como si fueran sensibles a la injusticia de la naturaleza al modelar un cuerpo tan macizo destinado a ser dirigido por alas complementarias ciertamente incapaces de levantarlo del suelo.

Ya fuera por esa imposibilidad de alzar el vuelo, o por su innato exceso de confianza que les hacía permanecer impasibles ante los depredadores, lo cierto es que el dodo es el dramatico protagonista de la extinción más veloz de una especie animal. Sin embargo, lejos de ser olvidado, el dodo fue ampliamente recordado en la cultura popular y la literatura:

  • Thomas Pynchon les dedicó cuatro páginas de su novela Gravity’s Rainbow.
  • Son el emblema de la Durrell Wildlife Conservation Trust y del Jersey Zoological Park fundados por Gerald Durrell.
  • En el capítulo de los Simpsons Homer the Smithers, el sr. Burns le pide a Homer que le prepare un huevo de dodo.
  • En la película Ice Age los dodos se extinguen al tratar de proteger 3 sandías que habían guardado para la glaciación.
  • En 1999 Aimee Mann publicó un álbum titulado Bachelor no.2 or the last remains of the Dodo.
  • Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll. Aparece en el capítulo 3 de dicho libro, en donde el dodo organiza una absurda carrera en la que decide que todos han ganado y por tanto, todos deben recibir un premio. El autor, Lewis Carroll, se identificaba con este pájaro porque tartamudeaba al pronunciar su apellido real (do-do-dogson)
  • Animales fantásticos y dónde encontrarlos, de la escritora J.K.Rowling en el cual se dice que supuestamente el dodo es en realidad un Diricawl, un ave mágica que tiene la capacidad de aparecer y desaparecer por voluntad propia, por lo cual los muggles (personas no magos) creen que se ha extinguido, cuando en realidad vive todavía en las islas Mauricio, pero desvaneciéndose constantemente para no ser detectada por las personas.

El dodo ilustrado por Tenniel para Las aventuras de Alicia en el país de las Maravillas

viernes, 21 de noviembre de 2008

Forasters

Después de ‘Carícies’ y de ‘Morir (o no)’, Ventura Pons ha vuelto a adaptar al cine un texto del escritor y dramaturgo catalán Sergi Belbel: ‘Forasteros’ (‘Forasters’), que se estrenará el viernes que viene, 28 de noviembre.

‘Forasteros’ está protagonizada por Joan Pera, Anna Lizaran, Abel Folk, Manel Barceló, Pepa López, Dafnis Balduf y Roger Príncep.



martes, 18 de noviembre de 2008

El mundo está callado. ¡Qué callado está!



El sur más profundo a través de la pluma de William Faulkner

EL MUNDO ESTÁ CALLADO. ¡QUÉ CALLADO ESTÁ!

Por más que estiro las orejas, ávidas,
la tierra ha perdido todo pálpito, y permanece sumida
en el oscuro silencio que penetra en ellas
y se acumula detrás de mi ojos, hasta
llenarme la cabeza: lo siento derramarse
como agua por el pecho. El mundo,
un violín acallado al que se aplican
los dedos de Pan, espera, lábil y frío
y encarnado en los pliegues insonoros
de una roca inmóvil y ciega,
cuyos bordes difumina una luna violenta,
hasta que desciende la mano que sostiene
el arco; entonces, grave y ruda,
se alza hasta sus oídos expectantes
la música de los años que pasan,
y le desborda, y se le derrama por el pecho
de hielo y oro, igual que a poniente
llamean los ocasos, y las madrugadas arden
a levante, y los cielos en calma giran
sin pausa en torno a su cabeza helada:
paz para los vivos; paz para los muertos.

Y la mano que mueve el arco
no se detiene, sino que se alza, grave y ruda,
hasta la cabeza brumosa en la que se enrosca
la tristeza interminable de los mundos,
mientras sus ojos, secos y afligidos, se ciernen
sobre las multitudes; quizá suspire
por que el mundo entero lo contemple,
mientras mudan las estaciones de lo luminoso a lo oscuro.

Las lágrimas también humedecen mis ojos
por los años que desfilan majestuosamente
por la tierra, vieja y silenciosa y fuerte y triste,
plena de vida y de sus caóticas envolturas,
y muda e impotente como yo,
confinado para siempre al mármol.
Y mis ojos esculpidos abrazan
el oscuro rostro del mundo que sueña en silencio,
puesto que mis miembros encorvados ya han estrechado
su pecho sapiente y consolador,
hasta colmar mi hambriento corazón
de una felicidad dolorosa, casi insoportable.

THE WORLD IS STILL. HOW STILL IT IS! / About my avid stretching ears / The earth is pulseless in the dim / Silence that flows into them / And forms behind my eyes, until / My head is full: I feel it spill / Like water down my breast. The world, / A muted violin where are curled / Pan's fingers, waits, supine and cold / And bound soundlessly in fold / On fold of blind calm rock / Edgeless in the moonlight's shock, / Until the hand that grasps the bow / Descends; then grave and strong and low / It rises to his waiting ears. / The music of all passing years / Flows over him and down his breast / Of ice and gold, as in the west / Sunsets flame, and all dawns burn / Eastwardly, and calm skies turn / Always about his frozen head: / Peace for living, peace for dead. // And the hand that draws the bow / Stops not, as grave and strong and low / About his cloudy head it curls / The endless sorrow of all worlds, / The while he bends dry stricken eyes / Above the throngs; perhaps he sighs / For all the full world watching him / As seasons change from bright to dim. // And my eyes too are cool with tears / For the stately marching years, / For old earth dumb and strong and sad / With life so willy-nilly clad, /
And mute and impotent like me / Who marble bound must ever be; / And my carven eyes embrace / The dark world's dumbly dreaming face, / For my crooked limbs have pressed / Her all-wise pain-softened breast / Until my hungry heart is full / Of aching bliss unbearable.

Sunshine

Cuando Aerosmith te lleva a leer " Alicia en el país de las maravillas"...


sábado, 15 de noviembre de 2008

Los Amos del Mundo


Artículo del escritor español Arturo Pérez-Reverte, publicado en ‘El Semanal’ el 15 de noviembre de 1998, y que ahora, diez años después, parece una visión de Nostradamus).

Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del computador, su futuro y el de sus hijos.

Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro.

Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio, o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés cosas como long-term capital management, y hablan de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje, como quien comenta el partido del domingo.

Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día menos pensado, y ni siquiera le quedará el consuelo de ir en la silla de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo. Porque siempre ganan ellos, cuando ganan; y nunca pierden ellos, cuando pierden.

No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tienen que ver con la economía productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los poderosos de la Tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro.

Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder. El riesgo es mínimo. Los avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia.

Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio euroasiático, y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la aventura, meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados.

Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.

Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de verdad.

Y entonces todo el tinglado se va a tomar por el saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces, ¡oh, prodigio!, mientras que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no.

Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recaen directamente sobre las espaldas de todos nosotros.

Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos, y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda.. Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros, y a veces con su puesto de trabajo, Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.

Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena.

Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta poca vergüenza.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Adiós al creador de Parque Jurásico



En una rueda de prensa le preguntaron a Michael Crichton cuáles eran sus autores favoritos. Afirmó que apenas leía ficción porque dedicaba todo su tiempo a investigar los temas que le preocupaban. Por ejemplo, intentar encontrar las bases psicológicas del deseo que parecen sentir los seres humanos de decirles a otros lo que tienen que hacer. (Next,2007, Plaza&Janés). Al leer cualquiera de sus libros, no nos encontramos con simples bestsellers con intención de entretener. Algo más se atisba entre lineas: una critica feroz al ecologismo, un amalgama entre cine, literatura, periodismo y teorías científicas. Con obras como Parque Jurásico o La Amenaza de Andrómena, dio lugar a lo que sería llamado el "tecno-thriller", una mezcla entre novela de aventuras y ciencia ficción. La ingeniería genética, las antropología y los avances científicos fueron una constante en su obra. También fue el artífice de clásicos televisivos como Urgencias

Michael Crichton falleció hace tres días a los 66 años víctima del cáncer.

Foto: Crichton en 1969 durante su época de estudiante de medicina

Se buscan 500 autores en español para vender 5.000 libros en Estados Unidos

ANNA GRAU | NUEVA YORK
Publicado Sábado, 08-11-08 a las 05:25
Quinientos escritores en lengua española que vendan 5.000 libros cada uno en los Estados Unidos: eso es lo que hace falta para despertar un mercado editorial dormido de entre 20 y 25 millones de lectores potenciales. Esa es una de las conclusiones del debate de editores y libreros norteamericanos sobre el futuro de la edición en español organizado esta semana en Nueva York por la Ameritas Society y el Hispanic New York Project del programa de estudios americanos de la Universidad de Columbia.
Participaron representantes de las divisiones en español de editoriales como Random House y Harper Collins, del gigante americano de las librerías Barnes & Noble y de la plataforma America Reads Spanish. Todos ellos se enfrentaban a un reto que hace tiempo que lleva de cabeza a la industria editorial: si en Estados Unidos hay 45 millones de hispanohablantes, la mitad de ellos perfectamente capaces de leer en esta lengua —«un Chile entero», en palabras de Milena Alberti, de Random House—, ¿por qué cuesta tanto convertir eso en un mercado lector fértil y vivo? ¿Por qué no hay un cuerpo lector en español verdaderamente transnacional, y no una mera agregación de minorías que leen a autores de su país, sea España, Colombia o Argentina?
Claudio Remeseira, director del Hispanic New York Project, se niega a ver en ello una mera inercia inevitable del mercado y anima enérgicamente a corregir algunos factores: se queja por ejemplo de que hasta ahora las editoriales norteamericanas se han interesado poco por lo hispano y que el corazón editor hispano, que está en Madrid, se ha preocupado poco de volver a descubrir América. No ha puesto suficiente énfasis en promocionar autores medianos o menores o simplemente poco conocidos aún.
Pasividad en España
La diferencia, para Remeseira, es que mientras las editoriales estadounidenses empiezan a reaccionar, a fichar latinos y a abrir nuevas y ambiciosas divisiones en español, en España y otros países hispanos se sigue manteniendo la pasividad ante el mercado norteamericano. Pateárselo a fondo, autor por autor, sería la manera de crear un hábito y una curiosidad de lectura, un campo abonado a medio y largo plazo.
Los participantes en el debate estimaron que un autor tiene que vender 5.000 ejemplares de una obra en los Estados Unidos para que la editorial no pierda dinero. Dadas las proporciones enormes del país, no es un éxito de ventas ni mayúsculo ni inalcanzable, según Remeseira. Sólo se requiere fe y constancia.
Los debatientes concluyeron que incluso bajo la espada de Damocles de la crisis las perspectivas de este mercado son buenas y no pararán de mejorar durante los próximos treinta años. Por la sencilla razón de que la explosión demográfica hispana en Estados Unidos no se va a detener, y además las nuevas generaciones cada vez estarán mejor educadas y predispuestas a la lectura, incluso en su lengua madre.

Fuente: ABC