viernes, 28 de noviembre de 2008

En el hogar



Así cantan* los hobbits cuando llevan todavía poco camino recorrido pero han tenido tiempo ya de añorar un colchón mullido y un fuego caliente.Esta canción concluye de forma abrupta cuando tienen uno de los primeros encuentros con uno de los Nueve, un Jinete Negro.

En el hogar el fuego es rojo,
y bajo techo hay una cama;
pero los pies no están cansados todavía,
y quizás aún encontremos detrás del recodo
un árbol repentino o una roca empinada
que nadie ha visto sino nosotros.

Arbol y flor y brizna y pasto,
¡que pasen, que pasen!
Colina y agua bajo el cielo,
¡pasemos, pasemos!

Aun detrás del recodo quizá todavía esperen
un camino nuevo o una puerta secreta,
y aunque hoy pasemos de largo
y tomemos los senderos ocultos que corren
hacia la luna o hacia el sol
quizá mañana aquí volvamos.

Manzana, espino, nuez y ciruela
¡que se pierdan, se pierdan!
Arena y piedra y estanque y cañada,
¡adiós, adiós!

La casa atrás, delante el mundo,
y muchas sendas que recorrer,
hacia el filo sombrío del horizonte
y la noche estrellada.
Luego el mundo atrás y la casa delante;
volvemos a la casa y a la cama.

Niebla y crepúsculo, nubes y sombra,
se borrarán, se borrarán.
Lámpara y fuego, y pan y carne,
¡y luego a cama, y luego a cama!


*El Señor de los Anillos ( La Comunidad del Anillo)

1 comentario:

Jorge dijo...

Poesía muy adecuada a esta época de frío intenso y en la que apetece quedarse en casa...