sábado, 6 de diciembre de 2008

El mundo desmigajado


ACERCA DE "CUERPO Y PRÓTESIS", de Juan José Millás

El estado de bienestar nos acoge en su amplio regazo y nos ciega. A veces, las palabras huyen de los libros y campan a sus anchas, cual hormigas en hilera, o rellenan cestitos de mimbre a la venta en un TODO A CIEN. Una vesícula se convierte en el mejor aliado para recordar un desamor. Este es el mundo de Cuerpo y Prótesis, un lugar donde lo absurdo y lo cotidiano se alienan entre sí como los ingredientes de un nuevo brebaje.

El libro de Millás nos hará ver la vida de otro modo. Nuestras manos cobrarán más importancia de la que tienen cuando seamos conscientes de la gran cantidad de seres humanos que carecen de ellas ( “Manos”) e incluso es posible que veamos a Dios en un saltamontes ( “Dios” ). Pero no se engañe el lector, entre estos artículos encontrará también crítica de arte, reflexiones sobre la situación política de España o una metáfora de la interconexión cósmica ( “Los agujeros”).

Cuerpo y Prótesis es una recopilación de ese género delicioso acuñado por propio Millás: el “articuento”, docenas y docenas de ellos que el autor de El desorden de tu nombre ha ido publicando en El País a lo largo de estos últimos años y que, como toda buena literatura, carecen de fecha de caducidad.

¿Y cuales son las armas de Millás? La ironía, sin duda. La lucidez. Un humor descarnado y ,a veces, muy triste. Sus pequeños articuentos, aparentemente tan ligeros, tan graciosos algunos, tan chistosos, deberían ser leídos con atención, con cuidado, deberían ser reflexionados y pensados por el lector. Al fin y al cabo, el mundo está condensado en ellos.

1 comentario:

Jorge dijo...

La fractalidad de la naturaleza se pone de manifiesto, al reducir el órden de magnitud aparecen nuevos mundos y se aprecian nuevos matices.