lunes, 1 de diciembre de 2008

La propiedad intelectual en Internet (II) o un terreno plagado de lagunas


La Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la armonización de los Derechos de Autor y Derechos Afines en la Sociedad de la Información fue aprobada en mayo de 2001 y tiene como principal fin ofrecer una respuesta a muchos de los interrogantes, pero aún así, son muchas todavía las lagunas e que surgen al respecto, debido a que el fuerte desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones no ha ido parejo con el desarrollo de la uniformidad y transparencia de las acepciones jurídicas. ¿Deben los artistas cobrar derechos de autor? ¿Es evitable la piratería? ¿Deberían castigarse las descargas de música y películas por Internet? ¿Es justo el canon digital?. Éstas son algunas de las dudas que todavía no han tenido respuesta.

Además de la ya mencionada Directiva 2001/29/CE, han brotado otras propuestas para adaptar la nueva realidad de Internet a la normativa sobre Propiedad Intelectual. Son destacables propuestas como la del DOI (Digital Object Identifier), sistema que consiste en asignar un código (tipo ISBN) a las obras en formato digital que circulan por Internet. Por otra parte, el 18 de Mayo de 2004, el Consejo de Competitividad de la Unión Europea votó afirmativamente la propuesta de directiva sobre patentabilidad del software cuyo texto aprobado, supondría la introducción de las patentes de software en Europa.

La dificultad de hacer valer el Copyright es uno de los principales problemas que se han encontrado en la cibersocidad. En Internet, los textos, gráficos, programas o fotografías se pueden copiar fácilmente. En el ámbito europeo se ha elaborado el programa ESPRIT II denominado CITED (Copyright In Transmitted Electronic Documents,) un modelo genérico para el control y cobro del material sujeto a protección por las leyes del Copyright, que optaría, para evitar con toda seguridad la copia ilegal, por “encriptarla”, lo que conlleva como efecto secundario que no estaría públicamente disponible, sino que sería secreto.

En España, el 29 de diciembre de 2007, se publicó en el BOE la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información. Previamente a su publicación se había exlcuído el artículo 17 bis, que dejaba en manos de las sociedades de gestión de derechos de autor, como la SGAE, la capacidad de solicitar a los prestadores de servicios de Internet la retirada o el bloqueo de contenidos en la Red que ellas mismas consideraran “ilícitos”. Por su parte, dichos prestadores estaban obligados a obedecer en el caso de no recibir respuesta de los presuntos infractores. Si bien la retirada de dicho artículo contó con el beneplácito de varias operadoras, otros organismos como la FAP (Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual) se mostraron indignados.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Muchas contradicciones surgen en torno a este polémico tema. De acuerdo en protegar los derechos de autor, pero gravar los soportes de almacenamiento, cd/dvd, discos duros, mp3 con un canon independientemente que se destinen a grabar contenido protegido o personal es un completo abuso fruto de la incoherencia, populismo y venta al mejor postor de nuestros políticos.

Dónde están que no se ven, ni Almodóvar ni Bardem!!

Eugenia & Ángel dijo...

Los derechos de autor son un tema bastante controvertido. todo autor tiene derecho a que se repsete su obra y nadie se beneficie del trabjo de otra persona, pero pensamos que se está llevando a extremos insospechados