jueves, 29 de enero de 2009

Rosalía


Tuviste terciopelo en las pupilas
y un aura tensa, oscura, descarnada,
trenzada de violetas, versos, noches
y un mar de algas púrpuras y fragantes.
Ahí va la loca con su sangre verde,
sus manos luminosas. Va soñando
con inviernos de lobos, casas muertas
lechuzas ateridas, campanadas.
Le nacen en los hombros brotes tiernos,
sol y tierra y raíces, niebla y agua.
Su llanto, un instrumento de madera.
Una sombra que vuelve, espera y calla.

No hay comentarios: