lunes, 16 de febrero de 2009

Este mar


Tres pescadores caminan hacia la escollera, con sus cañas al hombro. Mariano sale del bar. Un olor a alquitrán y a pescado se levanta desdee cerquita. Mariano anda vagando y la nostalgia es un perro perseguidor que muerde los talones.¿Por qué regresa uno?, se pregunta. ¿Por qué siempre regresa uno? La ciudad. A otra hora, en otro tiempo. El café. La ventana abierta a la vizarón, cuando el mar, en las luminosas tardes de verano, te devuelve viento fresco. La felicidad ocurriendo:l viento de salitre golpeándote la cara, un cosquilleo que te recorre la piel y te hace sentir ganas de abrazar a todos. Este mar. No un mar cualquiera:el río-mar, el río ancho como mar: yo con él conversaba desde chico. Yo desde chico tenía la costumbre de escucharle laas voces y contarle cosas y sabía que él es mas importante que nosotros y va a tener vida más larga. Este mar. No suena como los otros y se mueve de otro modo. Sagrado mar siempre gurí.

EDUARDO GALEANO

No hay comentarios: