sábado, 15 de agosto de 2009

Mal de muchos...


Desde el estallido, a mediados de 2007, de la mayor crisis económica desde la Gran Depresión, las principales economías mundiales han intentado salvar del colapso al sistema financiero mediante rescates bancarios y empresariales, inyecciones de capital y políticas de estímulo basadas en un feroz aumento del gasto público. Esta esquilma, feroz y desesperada, de las arcas estatales al modo más puramente keynesiano ha ido acompañada de un simultáneo descenso de los ingresos, lo cual ha provocado que el déficit haya aumentado de un modo brutal en el grueso de las economías mundiales. Nunca el famoso proverbio francés “Quand on se regarde, on se désole, mais quand on se compare, on se console" (quien se mira a si mismo se siente desolado, pero quien se compara con otros, se consuela) había tenido tan clara aplicación a las finanzas de las economías europeas. Ampararse en el “mal de muchos” para encontrar consuelo parece ser la única opción que queda.

Seguir leyendo en Capital News

No hay comentarios: