jueves, 17 de septiembre de 2009

Casi la mitad de los economistas españoles opinan que la situación de las empresas empeorará todavía más


La crisis ha calado hondo. Las empresas españolas asoman la cabeza por entre los escombros y se lamen las heridas, ante el escenario de sus devastadas cuentas de resultados. Medidas novedosas, como el nuevo Plan de Contabilidad, surgen con la idea de aportar soluciones, pero sus defectos de fondo son muy abundantes. Así pues, una mayor transparencia en la información financiera, una normativa contable mucho más abreviada que la actual para las pymes y una mayor agilidad y fluidez de los créditos accesibles a éstas son algunas de las principales conclusiones a las que se han llegado tras una encuesta realizada por el Consejo General de Colegios de Economistas y por Economistas Expertos en Contabilidad e Información Financiera (ECIF) entre trescientos economistas fiscales españoles.

En rueda de prensa junto con el director de Economistas Expertos en Contabilidad e Información Financiera, Marcos Antón, el presidente del Colegio General de Economistas, Valentí Pich Rosell, abogó por "pedir un poco de sacrificio a la población" en materia de impuestos, en la actual coyuntura económica. Pich sostuvo que, "si hay déficit presupuestario, es evidente que hay que mirar las medidas impositivas". La buena gestión, esa herramienta empresarial tan difícil de empuñar es un ingrediente fundamental para el presidente del Consejo General de Economistas, que previno acerca de que las subidas de impuestos tienen que ir acompañadas de buena gestión y liderazgo, al tiempo que afirmó que hay cierto margen para aumentar el IVA porque España tiene un tipo medio inferior al de Europa ."Los problemas de una empresa, como las del Estado, no se arreglan con una sola medicina, sino con un conjunto de medicamentos y con una buena gestión", aseguró Pich, que añadió que "los incentivos empresariales han de ser transparentes y temporales" y que, en el caso de que hubiera "una maraña de incentivos", habría que "replantearlos".

Valentí Pich reconoció también, por otra parte, que hay muchos impuestos que son "difíciles de tocar", como es el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), del Impuesto de Sociedades y de los impuestos sobre las rentas altas.

CRITICAS AL FROB Y AL NUEVO PLAN CONTABLE

Los datos de la encuesta, dados a conocer ayer, son reveladores: muestran bien a las claras la opinión crítica y hasta pesimista que actualmente mantienen los profesionales del sector acerca de la situación económica y financiera de las empresas. Así,un 76.6% afirmó que la situación de las empresas españolas (resultados, endeudamiento, etc.) es complicada, el 23.4% restante afirmó que es normal, buena o muy buena. Además, el 42.9% de los encuestados piensa que su evolución en los próximos seis meses será peor, un 39% afirmó que seguirá igual y, por último, un 18.1% afirma que irá a mejor. Por lo que para variar esa tendencia se demanda, de nuevo, un cambio en la política económica nacional y una mayor coordinación de esta con las medidas de las diversas Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales.

Por otra parte, un 72.4% valora globalmente la situación económico-financiera de las familias españolas (ahorro, endeudamiento, salarios, patrimonio, etc.) como complicada, mientras que el 27.6% opina que ésta es normal, buena o muy buena. En cuanto a los próximos seis meses, un 39.5% opina que la evolución de la situación económico financiera de las familias irá a peor, otro 39.5% opina que seguirá igual y un 21% afirma que irá a mejor.

Sobre la situación del acceso al crédito de las pymes, en proyectos viables, y a las familias un amplio porcentaje, 92%, afirma que es necesario que el crédito fluya de forma ágil hacia los proyectos viables. Demandando medidas nacionales como se realizan desde diversas CC.AA. (avales directos a las pymes, apoyo financiero para análisis de viabilidad) Además se solicita un pacto Gobierno-Entidades de Crédito para llegar a acuerdos concretos que hagan que fluya el crédito hacia las pymes viables, buscando también la coordinación con las medidas de las diversas Comunidades Autónomas.

En respuesta a si el “Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria”, FROB, será una buena herramienta para el saneamiento de las entidades bancarias con problemas o para solventar fusiones entre ellas, un 45.5% afirmó estar poco o nada de acuerdo, un 27,3% algo de acuerdo y sólo un el 27.2% afirmó estar bastante o muy de acuerdo. En este punto destacan los comentarios adicionales de la encuesta, en la que bastantes economistas opinan que en el caso de que se deba ayudar al sistema financiero se deberían desarrollar reglas más claras y transparentes en general y principalmente obligar, vía las mismas, en estos momentos a una política diferente de crédito hacia las pymes y negocios viables, máxime cuando los recursos aportados son públicos. Exigiendo a su vez responsabilidades a los gestores de entidades con problemas.

Además, en lo que respecta a los costes de su aplicación y mejora competitiva de la nueva normativa contable, un 73.4% afirmó que no ofrece grandes mejoras competitivas frente al 26.6% que opinó lo contrario. Comparando estos resultados con la misma encuesta realizada en 2008, en la que un 62% opinó que no ofrece grandes mejoras competitivas o escasas, frente a un 38% que opinó que sí ofrecía alguna mejora competitiva para la pyme, por lo que tras el primer año de aplicación aumenta la opinión de los que afirman que no supone mejoras competitivas.

16/09/09 para Capital News

No hay comentarios: