miércoles, 2 de septiembre de 2009

'Triple Bottom Line', los tres pilares de la RSC de nueva generación


La evolución, más que constante, ha sido veloz y rotunda; motivada por las circunstancias socioeconómicas y por las expectativas de unos stakeholders cada vez más exigentes. Desde su nacimiento en los años 70, la Responsabilidad Social Corporativa ha evolucionado desde una filantropía revestida de ropajes casi colonialistas hasta desembocar en la incorporación en las compañías de unos estándares muy orientados a la inversión social estratégica, ese hábil juego de prestidigitadores que se centra en proyectos con impacto social o ambiental sin descuidar por ello los beneficios económicos. Así pues, los tiburones financieros toman constancia de la conciencia de sus empresas, y recursos tales como las competencias clave, el know-how y el talento del capital humano pueblan los nuevos manuales de cabecera. La última criatura nacida al amparo de esta tendencia, cita obligada ya en las agendas de todo alto ejecutivo que se precie, es la Triple Bottom Line, que armoniza el capital financiero, social y medioambiental de las compañías para obtener beneficios de forma lo más responsable posible.

Seguir leyendo en Capital News

No hay comentarios: