miércoles, 3 de noviembre de 2010

Cuestión de género, una brecha que sigue ahondándose en el área corporativa


 En un panorama empresarial convulso y en plena reforma, las estadísticas siguen revelando desigualdades en materia de género, especialmente en lo que se refiere a los salarios y la promoción profesional de los empleados. Nadie duda ya, en la actualidad, de que las compañías son responsables del impacto que provocan en su entorno, y no sólo en el aspecto económico o ambiental, sino también en relación a la “huella social” que plasman en la comunidad; de ese modo, según sean las condiciones de trabajo y las relaciones laborales que ofrecen así incidirán en el modelo de convivencia entre mujeres y hombres en su zona de influencia, limitando o generando oportunidades de desarrollo local en clave de igualdad.  La propia Global Reporting Initiative (GRI) aconseja a las compañías a través de sus directrices que aporten información continuada, fluida y veraz sobre el número y porcentaje de rotación de los empleados según su género, la composición de los órganos de gobierno y el desglose de los empleados, según el género y la proporción del salario de los hombres a las mujeres.

GRI sugiere que las perspectivas de género en la integración de informes de sostenibilidad pueden ayudar a las empresas demostrar públicamente su responsabilidad a las mujeres, obtener reconocimiento por sus esfuerzos de trabajadores, inversores y consumidores, y ayudar a los interesados a aprehender las operaciones de las empresas que contribuyen a la igualdad de género. Asimismo, el organismo aboga  por orientar a las empresas para que apliquen la igualdad de género en los ámbitos de la gobernanza, la cadena de suministro o recursos humanos.

Sin embargo, a las compañías globales internacionales se les sigue atragantando la capitalización del talento de las mujeres, tal y como revela el muy reciente documento “Informe de Brecha de Género Corporativa 2010” publicado por el Foro Económico Mundial. El estudio es pionero a la hora estudiar las políticas de igualdad de género de los mayores empleadores a nivel mundial. Las conclusiones no son demasiado esperanzadoras: “los hallazgos son una señal de alarma que marcan que el mundo empresarial no está haciendo lo suficiente para lograr la igualdad de género. Mientras que un cierto grupo de empresas en los países escandinavos, los EE.UU. y el Reino Unido son  líderes en integración de las mujeres, la idea de que la mayoría de las empresas se han convertido en un equilibrio de género o sigue siendo un mito. Con este estudio, estamos dando a las empresas una guía única en lo que se necesita hacer para cerrar la brecha de género corporativa ", según Saadia Zahidi, co-autora del informe y jefe de las Mujeres en el Foro de Líderes y del Programa de Igualdad de género.

EL GÉNERO, UNA CUESTIÓN QUE TRASCIENDE LO EMPRESARIAL

Entre los hallazgos del informe destaca el hecho de que las mayores barreras para el acceso de las mujeres a posiciones de liderazgo son las “normas generales y políticas culturales” de los respectivos países. Existe por tanto una “cultura corporativa patriarcal” que se pone de manifiesto en la ausencia de modelos a seguir y en una legislación todavía arcaica e inadecuada en muchos países. No en vano más del 30% de los encuestados en Francia, Italia, México, España y el Reino Unido creen que la crisis fue  perjudicial para el empleo de las mujeres en su país. El informe se basa en el estudio de casos de Alemania,Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, República Checa, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, India, Italia, Japón, México, Países Bajos, Noruega, España, Suiza, Turquía, Reino Unido y los Estados Unidos ofrece conclusiones reveladoras. Así, Estados Unidos (52%), España (48%), Canadá (46%) y Finlandia (44%) tienen el mayor porcentaje de mujeres empleadas en todos los niveles entre las empresas que respondieron. Por su parte, India es el país con el menor porcentaje de mujeres empleadas (23%), seguido por Japón (24%), Turquía (26%) y Austria (29%).A nivel industrial, los resultados de la encuesta confirman que el sector servicios tiene el mayor porcentaje de mujeres empleadas. Dentro de este sector, los servicios financieros y de seguros (60%), servicios profesionales (56%) y medios de comunicación y entretenimiento (42%), son las industrias que emplean el mayor porcentaje de mujeres. Por último, los sectores que muestran el porcentaje más bajo de las mujeres en las 20 economías del automóvil (18%), minería (18%) y agricultura (21%).

El tema de la brecha de género no es baladí, y más en una época que corona a los intangibles- transparencia, igualdad, responsabilidad…- como los nuevos “príncipes” de la gestión corporativa. Ya la primavera pasada The Economist se hacía eco del “poder de la mujer” como fuerza de impulso de la economía mundial, y más recientemente Noruega hacía cundir el ejemplo a través de la implantación de una legislación que obligaba a la representación de ambos sexos al menos en un 40% en todos los directorios corporativos. También Naciones Unidas insiste en la necesidad de que los países redoblen sus esfuerzos por prevenir la brecha de género, y no solamente en el ámbito empresarial. Así, el secretario general Ban Ki-moon subrayaba que aunque se han realizado "muchos progresos para asegurar la igualdad entre hombres y mujeres en muchas áreas, como el acceso a las escuelas, la salud y la participación económica, todavía queda mucho por hacer".

Asimismo, en un trabajo de casi 300 páginas publicado el pasado día 20 por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas señalaba que la brecha de género sigue profundizándose a todos los niveles. Así, en cuanto a educación, las estadísticas también indican que el número de niñas inscritas en escuelas de educación primaria aumentó del 79 al 86% entre 1999 y 2007, pero las tasas más bajas de escolarización están en el África subsahariana, en donde sólo acuden a colegios el 60% de las niñas. n cuanto a participación política, el documento de la ONU afirma que el acceso a la jefatura del Estado o a la presidencia de los Gobiernos sigue siendo difícil para las mujeres, pues en 2009 sólo había 14 mujeres en todo el mundo ocupando cualquiera de esas posiciones, además de que sólo en 23 países las mujeres ocupan el 30% de la representación parlamentaria.

28-10-10 para iCNr

No hay comentarios: